En distintos momentos de la vida, la evidencia o fantasía de un fracaso hace que nos desmoralicemos, y que la voluntad pueda quebrarse hasta el punto de pensar en rendirnos. Entonces, la conocida frase “rendirse no es una opción” es difícil de llevar a cabo si no se confía plenamente en uno mismo.

En BAIC podríamos rendirnos diciendo que México es de los mercados automotrices más peleados del mundo. Pocas son las marcas que no cuentan con presencia de armadoras en todos los segmentos o al menos distribuidoras, y el consumidor es uno que sabe lo que quiere, o cómo lo quiere. Por eso es que los errores aquí se pagan caro y son difíciles de borrar.

La misma demanda y competencia se vive en retos de tan alto nivel como Desde Cero Challenge.

A pesar de todo, los los seres humanos poseemos el espíritu de superación ante la adversidad, aunque en los momentos difíciles ese espíritu no aparezca siempre como primera opción. La confianza, el valor, la resiliencia, la templanza y la persistencia son recursos que están disponibles, si sabemos activarlos.

En BAIC hemos optado por activarlas y pretendemos lograr el éxito en donde otras marcas asiáticas han fracasado: llegar a México, hacernos de un buen nombre propio, y ofrecer una nueva propuesta de valor en el mercado automotriz que dure en el consumidor.

Recuerda que rendirse tiene dos acepciones: la de abandonarlo todo, y la de entregarte al proceso natural de las cosas, sin forzarlas; con paciencia, aceptación y flexibilidad.

Son dos puntos de vista de una misma palabra, que producirá resultados totalmente opuestos. ¿Cuál eliges para tu vida y para superar los retos?

La elección al estilo BAIC es tuya.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *